Radiadores de Aceite Bajo Consumo

Con el avance de las tecnologías y la mejoras en los materiales, los radiadores mejoran cada día convirtiéndose en radiadores de aceite de bajo consumo. Todos sabemos que los precios de la electricidad varían mucho, por eso el bajo consumo es tan importante y estos radiadores lo son. Al contener en su interior aceite, un material muy apto para que a la hora de calentarlo sea rápido y que su retención térmica sea alta con el fin de mantener la temperatura por más tiempo una vez apagado el radiador. Por eso, son radiadores de aceite de bajo consumo por su gran eficiencia energética que tus facturas de electricidad lo notarán.

Propiedades de los radiadores de aceite bajo consumo

Para conseguir un ahorro energético y económico, este radiador aceite bajo consumo viene equipado con un sistema que cuando alcanza la temperatura deseada, automáticamente se apaga, manteniendo el calor generado por un tiempo posterior, permitiendo no tener que consumir más energía de la necesaria y tu bolsillo lo notará. Por eso estos radiadores llenos de aceite, son muy aptos para instalarlos en cualquier habitación, ya sea más grande o pequeña. Las mantendrá cálidas a un bajo coste.

Los radiadores de aceite de bajo consumo, en cuanto a su consumo, sólo gastan una media entre 2.000 y 3.000 W de potencia reteniendo el calor una que este se ha apagado. Sin olvidar que van de la mano de unos diseños muy trabajados y elegantes, con unos materiales ligeros para que su instalación sea sencilla y rápida. Sin tener que hacer sobre esfuerzos y tener que utilizar más herramientas de las verdaderamente necesarias.

Con estos radiadores ya no es tan difícil reducir tus facturas de la luz, manteniendo la eficacia calorífica y con un diseño a juego con la decoración de tus espacios.

¿Cuáles son las principales características de los radiadores de aceite bajo consumo?

Entre las características que en forma de ventajas resaltan en el uso de radiadores de aceite se tienen las siguientes:

  • Menor consumo de energía: Una de las ventajas de los radiadores de aceite bajo consumo es su capacidad para el mantenimiento de temperatura por mayor cantidad de tiempo, lo que significa en cierta forma un importante ahorro energético.
  • Mantenimiento más ligero: Produce una menor cantidad de residuos, eliminando la necesidad de una limpieza profunda cada que sea usado.
  • Mayor ahorro económico: Al mantener el calor por mayor cantidad de tiempo se produce de manera indirecta un menor consumo de aceite, lo que implica en cierta forma el desembolso de una menor cantidad de dinero.

Sin embargo, para aprovechar estas necesidades es importante considerar una serie de factores.

Aspectos que debes tomar en cuenta para elegir radiadores de aceite bajo consumo

  • Potencia

Las dimensiones del espacio a calentar son las que determinarán la capacidad o potencia que debe tener el radiador de aceite bajo consumo. Está potencia está determinada por la rapidez con que calienta el ambiente donde está ubicado.

Para calcular la potencia requerida en un radiador se utiliza una regla que establece la aplicación de 80W por cada metro cuadrado de espacio a calentar, más un 30% para efectos de compensación. De allí que sea recomendable al menos 700 vatios de potencia para una habitación de 7 m2.

Hay que tomar en cuenta que la potencia en un radiador de aceite bajo consumo es un parámetro físico que no depende de la marca, calidad o diseño del equipo.

Esta capacidad es indicada con exactitud en la etiqueta del aparato, por lo que si habiendo realizado el cálculo se determina la necesidad de un radiador con 800W no insistas en utilizar uno de 600W porque esto significará una pérdida de eficiencia.

  • Transporte

Tienes que considerar cuanto trabajo costaría llevarlo de un sitio a otro, porque por razones obvias es posible que no se pueda adquirir un radiador para cada habitación.

De allí que si se va utilizar un radiador de aceite bajo consumo para calentar varios ambientes lo mejor es que además de ser ligero (peso menor a 5 kilogramos) esté provisto de asa y ruedas que faciliten su movilización.

Debe considerarse además que esta movilización puede ocasionar cierto desgaste y disminuir su tiempo de vida útil, por lo que es conveniente que el radiador cuente con una sólida estructura cuyas partes o componentes estén debidamente soldados o fijados fuertemente con tornillos.

  • Seguridad

Es necesario que cuente con un sistema de control de temperatura, esto evitará que se produzca un sobrecalentamiento y con ello consecuencias imprevisibles. Asimismo, es importante que este control sea automático, de manera que no requiera estar pendiente en todo momento.

Es ideal que los radiadores de aceite tengan un control de temperatura programable de modo que una vez alcanzada una temperatura el equipo se desactive y vuelva a encenderse luego de una determina cantidad de tiempo.

  • Diseño

Comprueba que su estructura sea lo suficientemente compacta y ergonómica que no solo facilite su traslado, sino que además resulte incluso un elemento decorativo dentro de la habitación.

En la actualidad es posible optar por radiadores de aceite de diversas formas, colores y tonos, haciendo más fácil la escogencia de un modelo en especial que haga juego con el resto del mobiliario en la habitación.

Para finalizar se debe señalar que todas las características hasta ahora valoradas (potencia, seguridad, calidad, diseño…) incidirán en el precio y por ello obviamente será tu presupuesto el que tenga la última palabra en cuanto a la mejor opción a elegir cuando decidas adquirir radiadores de aceite bajo consumo