Radiadores de Agua

El mercado de los radiadores va evolucionando con el paso del tiempo, hay una amplia gama de diferentes tipos de radiadores según las necesidades de las personas y de los entornos. Pero los que siguen funcionando con gran potencia y transmitiendo confianza, son los radiadores de agua. Es la herramienta más básica para calentar nuestros espacios a través de la emisión térmica que este líquido proporciona. Antiguamente, estos radiadores eran de hierro, pero en la actualidad los materiales han evolucionado y ahora se construyen en aluminio o acero inoxidable, cuyos materiales transmiten muy bien el calor generado por el agua. Es un radiador básico, pero muy completo y modernizado, donde el calor generado se distribuye muy bien por la habitación donde se ha instalado.

Funcionamiento de los radiadores de agua

Los radiadores de agua van conectados a un sistema de calefacción formado por una caldera que funciona con gasóleo o gas. Esta caldera va calentando el agua según la temperatura que se le indique.

Los radiadores de este tipo tienen una larga duración y te los puedes encontrar en muchos formatos, por ejemplo, hay radiadores verticales de agua para que se pueda adaptar a cualquier espacio.

Todos los radiadores están fabricados uniendo el buen funcionamiento con un diseño elegante y bonito, adaptable para cualquier espacio. Manteniendo la armonía y a juego con la decoración del entorno. Estas dos características hacen que los radiadores de agua se conviertan en herramientas muy eficaces y decorativas que tus espacios, tus visitas y tu notareis.

Además, al ser de agua una vez que se apaguen, aún se mantiene el calor ya que este líquido permite retener durante un tiempo el calor generado. Por lo que es perfecto para seguir calentando cuando se desconecte.

¿Qué tipos de radiadores de agua necesitas?

Las necesidades de calefacción de un determinado espacio son los factores claves para la elección de la fuente de calor a utilizar.

Las dimensiones de una vivienda y los tipos de materiales de construcción limitarán no solo la fuente de calor a emplear, sino además las características que debe tener esta fuente calórica.

El radiador agua constituye una excelente opción para aquellos que disponen de una caldera. En el caso de que la escogencia de esta fuente de calor recaiga en este tipo radiador, deberás considerar varias alternativas entre los diferentes modelos.

De allí que a la hora de elegir algunos de estos radiadores, debes tener en cuenta:

  • La amplitud del espacio que necesitas calentar
  • Los materiales de construcción del espacio
  • la potencia del radiador;
  • El tamaño o las medidas que debe tener para que corresponda con el lugar de instalación.

1.    Dimensiones del área a calentar

La eficiencia de las fuentes de calor depende de su capacidad para calentar determinados metros de superficie. En consecuencia, si se tiene una habitación grande se va a necesitar un radiador agua de mayor potencia.

Debes tener claras las características de la vivienda que quieres calentar para escoger la potencia más adecuada. Si optas por radiadores de mayor potencia podrás reducir el consumo de la caldera.

2.    Materiales de construcción

Una de las principales ventajas de este tipo de radiadores es que su material de fabricación es el aluminio, lo que garantiza una larga vida útil.  Por otro lado, proporcionan un rápido calentamiento de los espacios donde son utilizados.

Sin embargo, esta eficiencia del xxx depende muchas veces del tipo de aislamiento: Cada material posee un determinado coeficiente de conductividad calórica, esto es que algunos transfiere el calor de una manera más rápida que otras.  Por ejemplo, los metales transmiten el calor más rápido que la madera y el caucho.

De allí que el aislamiento utilizado en tu vivienda será uno de los parámetros que deberás observar al momento de adquirir un radiador agua.

3.    Potencia

La cantidad de potencia requerida en los radiadores está definida por la relación 150 cal / m2 y en la elección de un modelo específico se debe considerar que a menor potencia calórica mayor consumo tendrá el gas en la caldera.

Sin embargo, estos radiadores de mayor potencia son más voluminosos y contienen mayor número de componentes (baterías por ejemplo), por lo que tienden a ocupar más espacio y esto puede producir un efecto contrario a nivel estético.

  1. Sitio de instalación

Los radiadores de agua representan un sistema calefactor tipo fijo que es instalado en forma complementaria en aquellas viviendas `provistas de caldera de gas o de gasóleo. Los radiadores se conectan a esta caldera, generando calor mediante el agua caliente circulante a través de sus tuberías, así se distribuye el calor por las estancias.

En tal sentido, deberás tomar en cuenta el espacio que dispones para realizar la instalación de cada batería, así como la distancia que existirá entre estas y la caldera.

Recomendaciones para el uso de radiadores de agua

Para que tu radiador tenga una mayor eficiencia y vida útil ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • En los días más fríos vas a necesitar que el radiador agua funcione a una mayor potencia, incidiendo esto en el gasto energético.
  • Una localidad donde el clima es más frio va a necesitar de un radiador mucho más potente que el necesario en una ciudad con un invierno poco severo.
  • Los radiadores de agua requieren ser purgados periódicamente. De allí que anualmente se deben purgar, lo que evita un menor rendimiento en el radiador. Hay quienes tienen la buena iniciativa de purgarlos al inicio del invierno.